feb 282012
 
20120228092140-100_1236-web

Durante el año 2011, Pachamama recibió a 720 mujeres nuevas sobre las 6.858 ya registradas. Se fueron incorporando a razón de 60 mujeres al mes, y sigue manteniéndose este ritmo desde hace casi ocho años que está abierto el Centro.

La mayoría, llevan más de cuatro años en España,  son de diferentes países de Latinoamérica (ecuatorianas, bolivianas, colombianas,… así hasta tener representación de todos los países), residen en Madrid  y demandan, en primer lugar, atención sociolaboral y asesoría jurídica, además de ayudas sociales y atención psicosocial; algunas, explícitamente, piden formación y participación en talleres y actividades socioeducativas.

Emigraron de su país, fundamentalmente, en busca de una mejor calidad de vida para ellas y para su familia, incluyendo los deseos de estudiar. Al llegar a España, algunos de sus sueños se fueron diluyendo al comprobar la realidad de nuestro Estado.

La práctica totalidad tiene tarjeta sanitaria y, tres cuartas partes, su documentación en regla. Pese  a ello, una de las principales demandas, es la jurídica, sobre todo a raíz de  los cambios en la ley de extranjería y en la regulación del trabajo doméstico; también les interesan los trámites a seguir para su nacionalidad y para la reagrupación de sus hijos e hijas.  Con este y otros objetivos, acuden al Centro de Día para Mujeres Iberoamericanas Pachamana, y lo hacen por propia iniciativa en un 79% de los casos, normalmente, a través de otras usuarias, de otras amiguitas, como ellas dicen.

Ocurre que, una vez que se registran en Pachamama, con un objetivo concreto, el sustrato del día a día en cada mujer va aflorando y emergen otras necesidades,  y algunas situaciones graves, que se derivan al área de atención social: la violencia de género.

El  año pasado, fueron atendidas 57 mujeres por violencia de género y asegura Nuria, que  está aumentando el número de usuarias atendidas en el Centro de de Día  por esta razón; y en varios de los casos tratados, los maltratadores son hombres españoles.

La responsable de Pachamama, Nuria de la Fuente, asegura que, un alto porcentaje de las mujeres registradas, han sufrido algún episodio de violencia a lo largo de sus vidas. Esto es algo que no es fácil de detectar, y conlleva establecer una  relación de  confianza  con las mujeres a través de un  contacto  cálido, profesional y humano como el que vienen demostrando las profesionales que trabajan en Pachamama, desde 2003.

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On Youtube